reserva hidráulica
  por /0 comentarios

Las Injusticias hídricas en España

Actualmente en España hay un total de 32.344 hm3 de agua embalsada, que no es su capacidad total, pero que representa la cantidad de agua que está repartida por el país. Pero esa distribución no es equitativa, cada una de las cuencas almacenan una determinada cantidad de agua: (Datos de Mapama, 23/05/2017)

reservas hídricas España

Mapama

Cómo podemos ver, la reserva de la cuenca del Segura es la más baja de toda España con un 32,0% de su capacidad total, seguida de la cuenca del Júcar y de la Mediterránea Andaluza. Aquí podemos observar el desequilibrio hídrico existente entre la vertiente mediterránea y el resto del país.

Según la legislación española, desde mediados del siglo XIX, se considera que las aguas son un bien “de dominio nacional y uso público”, cuya gestión y tutela corresponde al Estado, no autonómico o regional. Entonces, ¿Por qué existe tal reparto desigual de los recursos, si las aguas son un bien colectivo del Estado?

Además el PHN dictamina que toda transferencia se basará en los principios de garantía de las demandas actuales y futuras de todos los usos y aprovechamientos de la cuenca cedente. Atendiendo siempre a los principios de solidaridad, sostenibilidad racionalidad económica y vertebración del territorio. Las transferencias previstas deberán someterse igualmente al principio de recuperación de costes, es decir, que la cuenca receptora, debe compensar económicamente a la cedente para garantizar su buen estado y sus infraestructuras. He aquí una nueva incoherencia, ya que si el agua fuera de dominio público unos no tendríamos que pagar más que otros para tenerla, y si pagamos por el principio de solidaridad, ¿dónde va ese dinero que no se emplea en la recuperación de la cuenca cedente?

En España hay agua, pero está mal repartida. Si los políticos se centraran en repartir esas aguas entre cuencas, en vez de buscar otras alternativas que por sí solas no son viables, o solucionan el problema sólo a corto plazo, la problemática hídrica de nuestro país, agravada en las últimas décadas por el cambio climático, no estaríamos constantemente en esta situación de escasez continua en algunas zonas del país. Es necesario avanzar en la ejecución sostenible de obras de regulación y transporte (embalses, trasvases intercuencas…) que permitan hacer frente a los efectos adversos del cambio climático.

Necesitamos un Pacto de Estado que evite la confrontación entre Comunidades Autónomas por el agua, impidiendo la “regionalización” de este recurso y reafirmando la titularidad estatal sobre el mismo. No más injusticias!

El agua nos une!

 

  Publicar comentario

tu correo electronico no será publicado. Los campos requeridos están marcados *